dimecres, 15 de maig de 2013

ELLA. TEXTO DE MÓNICA LORENZO

ELLA
            El día 30 de marzo del 2013 fue el enlace matrimonial de mis padres.
Mi madre y yo nos levantamos a las 07:00  para ir a peinarnos y maquillarnos a las 08:00.
Mi madre estaba muy nerviosa, aunque no era la primera vez que se casaba. Sin embargo, yo no.

Mi padre nos llevó hasta la peluquería, que estaba en Alcoy.
Al entrar por el salón de belleza, cogieron   primero a mi madre, ya que supuestamente tardaría más.
Al cabo de quince minutos entró Chiki, una amiga de mi madre, acompañada por su hija.

Conforme iba pasando los segundos mi madre se ponía más nervios.

Después vino Mónica, la dependienta de mi madre, con dos bandejas de canapés.
Ellas para mi madre son un gran apoyo.

Yo mientras, estaba en un asiento jugando al “pou”.
De repente, un chico me dijo que me sentara en una silla especial para lavar el pelo.
Cuando mi pelo ya estaba limpio me empezaron a hacer tirabuzones.
La verdad es que me gustaba como estaba quedando. No me di ni cuenta pero el peinado ya me lo habían terminado.

Mi madre había quedado con Lorena, la esteticista, para que nos maquillara a las dos.

Como yo ya había terminado comenzó conmigo. Yo estaba pensando en mis cosas, mientras ella me explicaba qué me estaba haciendo.

A la media hora de acabar de maquillarme, el peluquero le dijo a mi madre que podía empezar a maquillarse y que después continuarían.
A mi madre la dejaron guapísima y retomaron el peinado.

Me acordé que a las 11:00 venían mis tíos y los maridos de mis primas a hacerse las fotos.
Ahí sí que empecé a impacientarme. Eran las diez y media y el peinado seguía igual.

Mi futuro padre no paraba de llamar, haber cuánto nos faltaba.
Mi madre estaba histérica.
Al fin, el peinado se acabó a las 11:00.
Cuando llegamos a casa ya estaban ahí los maridos de mis primas y al rato llegaron mis tíos.
Mi madre, mi padre y yo empezamos a vestirnos.
El fotógrafo no paraba de hacer fotos.
Ya estábamos listos.
La ceremonia se celebró en muro en el  “Castell”. Todos estábamos guapísimos. Nos sentamos alrededor de unas vitrinas con trajes de fiestas y claveles blancos.
Finalmente convite se celebró en Cocentaina. Nos pusimos morados.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada